3 de febrero de 2009

Emociones encontradas

Que compleja es esta etapa de la vida. A mis 16 años no sé si soy una niña que aún quiere continuar viviendo un poco más en su cuento de fantasía, o toda una mujer, haciéndome cargo de cosas que ni siquiera me competen, queriendo ser omnipotente. Supongo que es característico de la etapa, y todos, antes o después, pasamos por esto.
Hoy como niña que soy quiero reír hasta llorar, quiero quedarme estupefacta al ver los pájaros volar en libertad, quiero correr despreocupada por un campo infinito de flores, empapándome en su aroma, solo disfrutando el momento. Como toda niña, no quiero crecer jamás, y quiero creer en las buenas intenciones de todos. Quiero creer que todo va a estar bien, y que voy a poder conservar mi inocencia pura por toda la vida.
Y como toda una mujer que siento que soy, tengo los pensamientos mas obscuros y morbosos. Quiero entregar mi cuerpo y someterme a todos los placeres que la carne puede darme. Quiero jugar con la sexualidad, quiero convertirme en un personaje que no tenga verguenza de decirle al mundo como se muere de ganas de aprender todas aquellas cosas que no se hablan en vos alta. Quiero sentirme una verdadera mujer una y mil veces, ser poseida freneticamente y dejarme llevar por el líbido de los besos. Quiero que se me cumplan todas mis fantasias... Y cumplir las ajenas. Quiero ser atada al mundo del sexo para no desatarme jamás.
Nunca tuve el cuerpo de mis compañeras, ni maduré a su mismo ritmo. Siempre un paso adelante. Ahora está teniendo sus repercuciones. ¿Será que maduré antes, pero me da verguenza confesarlo?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Está bueno lo que escribiste. Pienso como vos, que llega una etapa en que no sabes que decidir, Si seguir siendo "la niña" o ya pasar a ser una mujer. Pero creo que no existe un cambio total, todo humano tiene esa niñez y siempre va a haber un acto en el cual lo refleja. (:

te amo Cham!

Tungui dijo...

I'm not a girl not yet a women jajaj me hiso acordar a la canción. Una vez leí en un libro sobre lo que escribiste, y lo describía como una montaña rusa emocional jaja. No me quedee traumadaaa jaja no te preocupes!
Gracias por ayudarme a recordar mis dibujitos de mi niñez :) Un placer hablar con usted!
Besos enormes. Suertee

Martín. dijo...

Estimada Tamy:

Las decisiones que tomamos nos afectan de aquí al resto de nuestra vida. El tiempo que decidas ser una niña o no está marcado exclusivamente por tu voluntad.
Te invito a probar conmigo todo aquello que tengas ganas, tanto lo que te hace grande y te ata a los placeres de grandes, como la inocencia de niña que te caracteriza todavía.

Tuyo, Martín.
El resto está todo dicho.